30 May

INEDIT

Peter Carl Fabergé revolucionó la joyería a finales del siglo XIX con sus particulares Huevos de Pascua, y por eso hoy, la fecha en la que el orfebre cumpliría 166. A petición del zar Alejandro III, Fabergé creo una joya que escondía otra en su interior y que enamoró a la zarina María Ferodrova, por eso el zar pidió a Peter Carl Fabergé, que en cada Pascua rusa crease un nuevo huevo para regalar a su mujer. Google no se ha olvidado de la revolución generada por el orfebre de San Petesburgo en el mundo de la joyería, y por eso ha decidido esconder sus letras en un doodle que imita los famosos huevos de Pascua de Peter Carl Fabergé. Desde que en 1885,Fabergé creara el primer Huevo Imperial, la marca familiar elaboró un total de 54, once de los cuales fueron regalos del zar a su mujer. Peter Carl Fabergé se vio obligado a cerrar el taller en 1918 con la llegada de la Revolución Rusa y se exilió a suiza donde murió dos años después.

Hoy, Fabergé cumpliría 166 años, por lo que Google ha escondido las letras de su logo en seis Huevos Fabergé en un colorido y alegre doodle que sucede al divertido logo de la semana pasada dedicado a Robert Moog y su gran invento, el sintetizador electrónico. Antes de este, Google sorprendió a sus usuarios con otros doodles-homenajes, como los dedicados al egiptólogo y descubridor de la tumba de Tutankamon Howard Carter, al artista y grafitero Keith Haring, al científico y médico español Ramón y Cajal, al padre de la cremallera Gideon Sundback, al fotógrafo francés Robert Doisneau, al fotógrafo inglés Eadweard Muybridge y a uno de los pioneros de la arquitectura moderna, Ludwig Mies Van der Rohe.

La obsesión por el detalle de Fabergé

Peter Carl Fabergé, el gran protagonista hoy de las búsquedas de Google, nació el 30 de mayo de 1846 en San Petersburgo en el seno de una familia de franceses protestantes. Hasta los 24 años Fabergé se formó en orfebrería en países como Alemania, Inglaterra, Francia e Italia y en 1870 heredó el taller de joyería de su padre en la ciudad rusa, convirtiéndose en un destacado profesional por sus trabajos con piedras preciosas y semipreciosas engarzadas, y metales en los que intercalaba las influencias de distintos estilos como el oriental, el ruso antiguo o el barroco. Doce años más tarde, la Casa Fabergé obtuvo la Medalla de Oro de la Exposición de Arte Industrial Panruso. Fue allí donde el zar Alejandro III descubrió la obra de Peter Carl Fabergé, compró una de sus reproducciones de los tesoros del arte ruso y se convirtió, a partir de entonces, en su mejor publicista.

La mayor innovación del taller de Fabergé fue la técnica. Peter Carl Fabergé, experto en el arte de la orfebrería más exquisita, se convirtió en todo un maestro en antiguas técnicas de esmaltado, ampliando hasta 140 el reducido catálogo de tonos. En sus huevos preciosos, recreados hoy en el logo de Google,Fabergé combinaba metales y variaba sus proporciones para obtener diferentes colores en la cáscara de la pieza y solía utilizar también una técnica conocida como guilloche, consiguiendo ondas y estrías en la superficie de cada uno de los ejemplares, pequeñas obras de arte cuidadas hasta el extremo en los mínimos detalles.

En el momento de adornar sus huevos, Peter Carl Fabergéempleaba todo tipo de piedras naturales, como el jaspe, cristal de roca, jade o ágata. Pero la sorpresa que esperaba en el interior de las piezas Fabergé también era objeto de minucioso trabajo y atención exclusiva. Miniaturas de pájaros, coronas reales o retratos del zar y sus hijas Olga y Tatiana se mantenían a la espera, siempre en secreto, en el corazón de las piezas preciosas, algunas activadas incluso de forma automática con un especial mecanismo, hasta que llegaba el momento de abrir el deslumbrante huevo.

La joyería Fabergé llegó a ser la más grande de Rusia. Alrededor de 700 empleados trabajaban en sus diferentes filiales, ubicadas en San Petersburgo, Moscú, Odessa, Kiev y Londres. Entre los años 1882 y 1917, el negocio de Fabergécreó alrededor de 150.000 piezas de orfebrería. Para cada uno de los huevos Imperiales, reproducidos hoy en el doodle deGoogle, el taller de Fabergé empleaba hasta 700 personas durante un año. Solamente para los trabajos de elaboración de la miniatura del coche de la coronación del zar, que medía tan solo 7,5 centímetros de longitud, Fabergé y sus empleados trabajaron durante 15 meses seguidos.


 

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.